Taller de Romanos III

Ya es el tercer año consecutivo que la Asociación Cultural Emilio Carrère colabora en las actividades organizadas por los vecinos de El Pardo. Como en años anteriores ha organizado el “Taller de Romanos”  contribuyendo con las actividades de La Asociación Vecinal de El Pardo.

El taller, cuyo lema ha sido un año mas el reciclaje, se llevo a cabo en las instalaciones del Centro Cultural Alfonso XII, lugar donde la Asociación Vecinal de El Pardo tiene una sala. Como ya hicimos el año pasado, el mensaje principal del taller era la creatividad para la elaboración de los complementos de los romanos a través de materiales reciclados, a los cuales se les ha dado un nuevo uso, así como el compromiso de colaboración voluntaria con las actividades realizadas en el barrio. Son los jóvenes los que nos han sorprendido con la mayoría de los diseños e ideas para la elaboración de los escudos.
El resultado del taller lo pudimos apreciar el día 5 de enero, día en el cual la a Asociación Vecinal de El Pardo organiza el día de Reyes para todos los vecinos de EL Pardo. En el desfile del cortejo real, fue donde los jóvenes lucieron sus trajes con el resto de figurantes del evento.
Mas información:

V CERTAMEN LITERARIO EMILIO CARRÈRE.

V CERTAMEN LITERARIO EMILIO CARRÈRE.

JORNADA CULTURAL 

ENTREGA DE PREMIOS DEL CONCURSO DE MICRORELATO.

. 2016.

cartelUn año más volvemos a reunirnos, este ya es el quinto año consecutivo que se organiza el Certamen Literario Emilio Carrère, jornada cultural y entrega de premios del concurso de microrrelato. La Organización y dirección del evento han sido realizadas una vez mas por “La Asociación Cultural Emilio Carrère”. Lucia Carrère, directora de la Asociación,fue como siempre la encargada de abrir el acto.

En esta ocasión el tema de la Jornada Cultural ha sido la relación entre los autores y las editoriales, Lucia Carrère ha comentado ese vinculo entre ambos, como ha evolucionado a lo largo de la historia y de como los tiempos han cambiado y les han afectado. Paloma Carrère nos contó la relación de nuestro autor ,Emilio Carrère, y los jóvenes escritores de la época. “Desde muy joven, Emilio Carrère intentó labrarse un camino como escritor.No fue tarea fácil, y en sus escritos han quedado muy bien reflejadas las dificultades a las que todo escritor novel se enfrenta”,”Ya en su madurez, con una fama y popularidad muy asentada y una columna diaria en el periódico ‘Madrid’, eran los jóvenes escritores los que recurrían a él para que leyese sus obras y les aconsejase”.

A raíz de este tema, hemos querido dedicar esta jornada a nuestros nuevos escritores, por ello les pedimos que realizaran una breve intervención. Los ganadores de certámenes pasados, que ademas este año habían publicado libro, acudieron a nuestra jornada literaria encantado de poder participar, esta vez como ponentes. Hemos querido conocer su experiencia como participantes y como escritores. Desde “La Asociación Cultural Emilio Carrère” queremos apoyar a todos los nuevos escritores, y mas a aquellos que han pasado por nuestro certamen.

En este caso intervinieron Salvador Mery Peris que pudo asistir al acto y nos presento su libro; “Cuando la lluvia es solo lluvia”, titulo que ademas comparte con el relato que le hizo ganador del I Premio el año pasado. Martín Sacristán Tordesillas no pudo asistir presencialmente por ciertos compromisos editoriales, por ello nos envío un vídeo en el cual nos hizo participes de su experiencia.

Tras la Jornada Cultural, comenzó la entrega de premios, este año como novedad inauguramos una segunda categoría. A partir de este año habrá una categoría a nivel nacional y otra a nivel local, que incluirá a los vecinos del distrito de Fuencarral-El Pardo.

Como en años anteriores los ganadores subieron a recoger el premio y pudieron leer sus relatos, para que el publico disfrutara con aquellas narraciones con las que nuestros participantes habían conseguido el galardón.

Ganadores: Categoría Nacional.

.La vieja Olivetti. Raquel Fernández Alcalá
.Curiosas miradas. Maria Nieves Soria Somolinos
.Inerte.Tatiana Ojeda Bermudez

Ganadores: Categoría Local.

.Golpear la rutina.Lourdes Arteaga  Garcia
.Quizás otro día.Ángel Saiz Mora
.Pasajera.Rodrigo de Oliveira

Podéis consultar los relatos ganadores:

https://aculturalemiliocarrere.wordpress.com/2016/09/01/relatos-ganadores-2016/

Mas información sobre el V Certamen Literario:

http://www.elpardo.net/2016/09/03/premios-v-certamen-literario-emilio-carrere-el-pardo/

DOSSIER.2016

RELATOS GANADORES. 2016

CATEGORÍA NACIONAL

 

.La vieja Olivetti.
Raquel Fernández Alcalá

 

-La máquina de escribir no – suplicó aferrándose a una carcasa de plástico gris con un asa descolorida. En su interior habitaba una vieja Olivetti como un caracol ocupando su concha.
No poseía electrodomésticos, apenas muebles, tan solo una mesa, una silla y un viejo jergón, pero sería lo último que lograran despojarle de su máquina de escribir.
– Pero señor, si no tiene ni papel donde escribir, ¿para qué la quiere? – le repuso el operario.
– Llévese la silla si quiere, pero la máquina ni hablar – insistió, asiéndola sobre su pecho como si fuera un escudo.
Se llevaron la silla, y dejaron la casa en penumbra y en silencio, desprovista de sus entrañas. Con las manos temblorosas depositó la máquina sobre la mesa con sumo cuidado y apretó la pestaña que dejaba escapar la máquina de su protección. Los ojos se le iluminaron. Se sentó en el suelo, y miró a su alrededor.
Dicen que encontraron la casa con una mesa, un jergón, una carcasa de máquina de escribir, y una novela completa escrita en papel arrancado de las paredes.

.Curiosas miradas.
Maria Nieves Soria Somolinos

 

Cuando subió al tren en Atocha, se sintió observada por varios pares de ojos ¿estupor, sorpresa?, ya se estaba acostumbrando, era así desde que salió de la tienda.
Encontró un asiento libre frente a un pequeño rubio, que con ojos de espanto se apretujó a su joven madre, que la dirigió una dura mirada de reprobación. Luego observándola de reojo y con esa espontaneidad que da la infancia el niño espetó: «es muy fea, me da miedo ¿a ti no? ».

-Un poco – respondió con una alentadora sonrisa, borrada de golpe por el gesto glacial de la madre.

Nuevo foco de miradas cuando se apeó en Alcalá de Henares. Lógico –pensó- no es muy común ver a una adulta, sola, portando un enorme globo en forma de repugnante y peluda araña. ¡Qué se le va a hacer! No sabía, si su sobrino Jaime era un niño rarito o un futuro veterinario o biólogo, solo sabía que hoy cumplía cuatro años y que le encantaban los bichos repelentes.

 

.Inerte.
Tatiana Ojeda Bermudez

Me recuerdo firme y tenaz. Manchada de sangre, pero tenaz al fin y al cabo. Las piezas que unió el artesano formaban una pluma estilográfica, la mejor de mi serie y como tal, me compraron. Claudio era un magnate de las finanzas y sin duda escondía un oscuro pasado.

Así lo firmaban las palabras que con mi ayuda escribía una y otra vez. Así, me convertí en su cómplice.

Indolente de mi no pude testificar cuando aquellos policías aparecieron en el despacho. Su cuerpo culpable yacía sobre la alfombra persa y en su mano los resquicios de lo que fui. Inmóvil, observé un fragmento de papel en el suelo y, mientras la poca tinta que me quedaba, se mezclaba con la sangre que aún brotaba de su cuello, pude leer el nombre del asesino.

Como todo objeto inerte no nazco y no muero. Como objeto; callo, pero también sentencio. Soy cómplice y confidente. Conozco al asesino y sin voz lo revelo a través de mi próximo dueño. Soy instrumento de la palabra y con ella manejo al que escribe (y al que lee). Claudio murió una noche de frío y yo, simplemente, esperé no volver a escuchar su nombre.

 

CATEGORIA LOCAL

 

.Golpear la rutina.
Lourdes Arteaga  Garcia

Cuatro corcheas me rondan la cabeza. Tumbada en la cama no puedo evitar fijarme en el dibujo del gotelé. Recuerdo cuando era pequeña no paraba de dibujar formas con los pequeños bultos. Soy una chica normal. Me gusta saltar de baldosa en baldosa intentando esquivar las líneas que separan unas de otras. De roja en roja, las blancas llevan al vacío. El mundo se detiene. Entro en el portal de mi casa y me rodean interruptores a ambos lados del pasillo. Con los brazos estirados procuro tocarlos todos, de dos en dos, al mismo tiempo. A veces toco un objeto dos veces con la misma mano, pero es sin querer, lo prometo. No pasa nada, tiene solución. Puedo tocar otras dos veces con la mano contraria y el mundo se estabiliza. Las cuatro corcheas siguen en mi cabeza, dibujando un pentagrama castañeante.

 

.Quizás otro día.
Ángel Saiz Mora

Nada hace pensar que no permanece atento al profesor, por algo es uno de los alumnos más aventajados, pero su mente, ocupada en otras cuestiones, contradice esa apariencia. Lleva un papel en el bolsillo. Ayer consumió toda la tarde para llenarlo de palabras. Quisiera rozar su hombro y entregárselo cuando se volviese, pero la maniobra podría ser descubierta y el documento requisado, con la consiguiente humillación. Mejor esperar, mientras observa el pelo que se derrama sobre sus hombros. Es hora de confesarle la dicha y zozobra que le causa sin saberlo, que en sus ensoñaciones charlan animadamente, que fantasea a diario con situaciones que comparten y que quizá lleguen a producirse.

Al término de las clases ella recoge los libros y sale con la carpeta en el pecho. Rara vez le sonríe a modo de despedida, hoy tampoco. El miedo al rechazo malogra la entrega del sentido poema, toda una declaración. Se marcha abatido, con la losa de cobardía que soporta incrementada en unos gramos. Desconoce que otra muchacha le observa fijamente hasta que se aleja, alguien que también intenta reunir valor para transmitir sentimientos, que imagina cómo podría ser todo si él le correspondiera.

 

.Pasajera.
Rodrigo de Oliveira

El conductor tiró el cigarrillo y se subió al autobús. Aceleró dos veces antes de meter marcha. Era el recorrido final de la ruta. Final y definitivo: nunca fue rentable, y ahora los recortes.
Circulaba más lento de lo normal. Volcado sobre el volante, veía los inmensos plataneros incordiar los tejados de las casas. Tras quince años iba a echar de menos el barrio. Despistado, casi no frenó cuando la chica le hizo la señal. Sujetando el bolso sobre la cabeza con una mano, ella cazó el autobús con la otra y se lanzó adentro. Una fina lluvia empapaba la tarde.

– Señorita, vive en el barrio, ¿verdad? – le dijo mientras ella se sentaba.
– Sí…
– Pues este es nuestro último recorrido. Ya no hay otro autobús de vuelta.
Por el espejo la vio desenroscar el fular del cuello y usarlo para secar sus delicados brazos.
– No importa. Me apaño.

Ella se bajó en la última parada. Una señora con un diminuto paraguas le esperaba alegre en la acera. La chica se escurrió debajo y le besó la mejilla. Cruzaron la calle juntas del brazo y pronto desvanecían sábado adentro.Solo entonces el conductor cerró la puerta y zarpó hacia las cocheras.

V CONCURSO DE MICRORRELATO. EMILIO CARRÈRE.Bases:

  1. Podrán participar todos los autores que lo deseen y sean residentes en España, mayores de 16 años.
  1. Se aceptara tan solo un trabajo por concursante. Los trabajos, que se presentarán en lengua castellana, han de ser originales e inéditos y no haber sido premiados con anterioridad ni estar pendientes de fallo en cualquier otro concurso, ni haber sido publicados.
  1. La temática será libre.
  1. Los relatos tendrán una extensión mínima de 100 palabras y una máxima de 200, en formato DIN A4, escritos por una sola cara e interlineado sencillo (tipo de letra Times New Roman,  o Arial, cuerpo 12), en formato PDF.
  1. El Concurso de relato consta de dos categorías: LOCAL Y NACIONAL.
    • LOCAL: Siendo exclusivamente para los vecinos del Distrito Fuencarral-El Pardo
    • NACIONAL: Cualquier persona que viva en España o sea español.

*El participante tan solo podrá presentar se a una de las categorías, siendo motivo de anulación si se presenta a ambas.

  1. Presentación de los trabajos, se entregarán en formato digital, numeradas las páginas, preferiblemente en una letra cuerpo 12 (Arial o Times New Roman) e interlineado sencillo, en formato PDF. El original se enviará por correo electrónico  a:  certamenliterarioemiliocarrere@gmail.com
    • En asunto se pondrá “V Concurso de Microrrelato 2016. Categoría Local” / “V Concurso de Microrrelato 2016. Categoría Nacional” y se ha de indicar la categoría a la cual se presenta el participante.
    • En cuerpo del mensaje el título del relato. El correo electrónico irá acompañado de dos ficheros adjuntos en formato PDF, el primero de ellos con el relato titulado (ejemplo: mibarrio1.doc); el segundo con los datos del concursante (ejemplo: mibarrio2.doc), en dicho documento adjunto deberá figurar el nombre y apellidos del autor, número de dni o pasaporte y teléfono de contacto (preferentemente móvil), y la dirección del correo electrónico.
  1. Periodo de inscripción. El envío de los trabajos se realizara a partir del día 15 de Julio de 2016 hasta el día 5 de Agosto del 2016. No se aceptaran trabajos que se envíen antes o después de las fechas indicadas.
  1. El fallo del jurado se comunicará exclusivamente a los/las ganadores/as y se hará público en la página web:

http://emiliocarrere.blogspot.com.es

https://aculturalemiliocarrere.wordpress.com/

El jurado podrá declarar desierto el concurso en el caso de considerar que ninguno de los trabajos presentados reúne los méritos suficientes para ser premiado. El fallo es inapelable.

  1. Se otorgaran los siguientes premios en ambas categorías:

PRIMER PREMIO
Placa conmemorativa+diploma+ lote de libros
SEGUNDO PREMIO
Medalla++diploma+ lote de libros
TERCER PREMIO
Medalla++diploma+ lote de libros

Los relatos ganadores serán publicados en las siguientes web:

 http://emiliocarrere.blogspot.com.es/

 https://aculturalemiliocarrere.wordpress.com/

  1. El autor o autora ganador/a estará obligado/a a asistir al acto de entrega de premios, cuya fecha de celebración será en Septiembre el día 2 a las 19:00h, en el salón de Actos del Centro Cultural Alfonso XII. La entrega de premios se realizara coincidiendo con las Fiestas Patronales de El Pardo.
  1. En caso de que el autor o autora ganador/a no pudiera asistir al acto, deberá recoger el premio una persona autorizada, lo cual se ha de comunicar con antelación.
  1. Los relatos ganadores quedarán en propiedad  del Certamen, que podrá difundirlos y reproducirlos libremente.
  1. La participación en este certamen implica la total aceptación de las presentes bases.

 

Entrega de Premios. Fiestas de San Juan 2016

El pasado día 22 de Junio se celebró en Mingorrubio el Taller “CUENTO RÁPIDO” Infantil. Con motivo de la celebración de las Fiestas Patronales de San Juan en Mingorrubio, La Asociación Cultural Emilio Carrère ha querido colaborar con las actividades organizando este taller de creación literaria dirigido a los mas pequeños.

Tras la buena acogida hemos querido premiar a todos los participantes,por ello en la entrega de premios celebrada al cierre de las Fiestas Patronales de San Juan en Mingorrubio, La Asociación Cultural Emilio Carrère y la Asociación de Vecinos de Mingorrubio  han querido entregar un presente a todos los niños que participaron en el Taller “CUENTO RÁPIDO” Infantil.

Las encargadas de entregar los regalos a los niños fueron Virgini Cano, presidenta de la Asociación Amigos de Mingorrubio y Lucia Carrère, directora de La Asociación Cultural Emilio Carrère.

IMG-20160627-WA0002

 

La actividad ha sido organizada en colaboración con la Asociación Amigos de Mingorrubio, la  Asociación Vecinal de El Pardo ,la Asociación de Vecinos de Mingorrubio y Restaurante El Gamo

Mas información acerca del  Taller “CUENTO RÁPIDO” Infantil

Taller “CUENTO RÁPIDO” Infantil

cartel1

Hoy día de 22 de Junio se ha celebrado en Mingorrubio el Taller “CUENTO RÁPIDO” Infantil. Con motivo de la celebración de las Fiestas Patronales de San Juan en Mingorrubio, La Asociación Cultural Emilio Carrère ha querido colaborar con las actividades organizando este taller de creación literaria dirigido a los mas pequeños.

El taller esta pensado para niños en edades comprendidas entre 6 y 12 años. Un taller donde los mas pequeños podrán desarrollaran la creatividad y descubrirán la diversión de las letras. Ademas de escribir su propio cuento, podrán decorarlo con colores o dibujos.

El taller ha tenido una buena aceptación, los mas pequeños han disfrutado descubriendo el mundo de la literatura desde el punto de vista del escritor, y no del lector como suele ser mas habitual. Lucía Carrère, como directora de la Asociación Cultural Emilio Carrère, asistió e impartió el taller.

En la primera parte IMG-20160622-WA0010del taller hemos desarrollado una tormenta de ideas, que es una herramienta de trabajo grupal que facilita el surgimiento de nuevas ideas sobre un tema, de este modo hemos comentado y decidido entre todos ¿Que es un cuento?, ¿ que ha de tener un cuento?,etc.
Tras ello tocaba ponerse manos a la obra,  ¡tocaba el reto de enfrentarse al papel en blanco! Han dejado volar la imaginación y todos se han puesto a escribir.

Los cuentos serán expuestos en Mingorrubio, para que todos podáis leerlos! Ademas el Domingo 26 de Junio durante la entrega de premios, se les dará a todos un diploma conmemorativo y un detalle por participar.

La actividad ha sido organizada en colaboración con la Asociación Amigos de Mingorrubio, la  Asociación Vecinal de El Pardo ,la Asociación de Vecinos de Mingorrubio y Restaurante El Gamo

 

 

 

 

 

Terror y Espiritismo Español.

Nos encanta tener noticias de nuestros ganadores del Certamen Literario Emilio Carrère, y mas aun cuando desean colaborar con publicaciones en nuestra web, sobre todo ahora que estrenemos una nueva!

Martín Sacristán fue el ganados del II Premio del concurso de Microrrelatos celebrado en el IV Certamen Literario Emilio Carrère, ya en su día nos relató su experiencia como ganador del concurso y en esta ocasión nos sorprende con un artículo magnifico sobre nuestro escritor, un escritor de lo más inusual e inclasificable.

A continuación os dejamos el texto:

Terror y espiritismo español

 Emilio Carrère es uno de esos autores menos conocidos por haber practicado un género literario, el terror, no considerado por los ámbitos academicistas y cultos merecedor de figurar en los catálogos literarios. Es más prejuicio propio de nuestro país que sentir mundial, y por contraste en el mundo anglosajón a nadie le extraña que un escritor con vocación tenga que leer tanto a Shakespeare como a Stephen King. Carrère es, sobre todo, uno de esos escritores bisagras que unen dos tiempos y dejan abierta la puerta a generaciones venideras, que no toman su testigo. Pero es a la vez, singularmente, uno de los que inauguran el género del terror en España, y lo hace retomando la tradición gótica, incorporando el espiritismo, del que era devoto, y añadiendo además la retranca que practicamos aquí desde Sancho Panza, gracias a El Quijote. Vaya por delante que una de sus novelas se llama, con mucha guasa “los muertos huelen mal”.

Yo le descubrí por casualidad, al ganar uno de los premios de microrrelato que llevan su nombre. Sus herederos gestionan una asociación cultural en El Pardo de Madrid y perpetúan su memoria, con el acierto de regalar algunos volúmenes de los que la editorial Valdemar publica aún en su catálogo.

La lectura de sus libros me dejó algo despistado, pues sus referentes no son demasiado conocidos, así que, guiado por mi malsana curiosidad de divulgador, acudí a hemerotecas, y a páginas de eruditos de esas que se incorporan a la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Es a día de hoy la memoria de Carrère esquiva, pues él mismo vivió a medias entre la profesionalidad y la bohemia, y superando, como es habitual, con su biografía, sus novelas. Tuvo en un momento de su vida la fortuna de no tener que vivir de escribir, lo que le permitió la libertad de enviar a sus editores manuscritos inacabados, interpolando páginas de otros ya escritos. Después de haber cobrado, eso sí, un adelanto. Es, si me lo permiten, un regocijo saber que a veces el editor sufre también, y no sólo el autor sometido a sus dictados. Lo cierto es que a cambio de este escribir deslavazado, hay algo de incompleto en sus libros, y el mejor de ellos, La Torre de los 7 jorobados, puede que fuera rehecho y terminado por un negro literario. Lo mejor, que eso no quita al autor su justo valor como iniciador del género de terror en el siglo XX español.

Lo interesante de Carrère es que en sus novelas no sólo despliega una fantasía delirante, como en la citada Torre de los 7 jorobados, donde imagina una ciudad espejo de Madrid, con subterráneos que albergan torres medievales, pasadizos y palacios. El ambiente opresor y asfixiante de las mazmorras se tiñe de esa angustia propia de “El monte de las ánimas” de Gustavo Adolfo Bécquer, siempre contrastado por un personaje jorobado, a medias guasón, a medias payaso, que pone el contrapunto al miedo. Entroncando su obra con la auténtica generación que vino del siglo XX para hacer un viaje a través del alcohol y la prostitución, como Valle Inclán en sus “Luces de Bohemia”. Cito a ambos porque creo que Carrère es precisamente eso, una mezcla, si ello es posible, entre la puesta en escena del bohemio por excelencia, Valle-Inclán, los sainetes de los hermanos Arniches, y el tenebrismo romántico de Gustavo Adolfo Bécquer.

La primera generación universalmente conocida de jóvenes “modernos”, en cuanto a vivir del aire, salir de fiesta, y ser artistas, es la de los pintores reunidos en el París de fin de siglo (XIX), asociada a la absenta, al Moulin Rouge, y al can can. Su eco es internacional, y en menor medida lo vemos reflejado en el Londres al que acude el conde Drácula de la novela de Bram Stoker -que magistralmente reflejaría Coppola en su película estrenada en España como “Drácula de Bram Stoker”. Pero la influencia llega también a Madrid, y para mi gusto es la magistral “Luces de Bohemia” de Valle Inclán la que refleja su vertiente española.

Pero hay además en aquella generación de influencias, en la que yo sitúo a Carrère, un factor más, también proveniente del XIX, y muy presente en su obra. El espiritismo. El famoso magnetismo, lo paranormal, o cualquier otra denominación que manejemos, causó furor hace doscientos años, y las sociedades occidentales, a medias influidas por el Romanticismo, y a medias por los avances científicos, creyó posible hablar con los espíritus. Aunque no pueda afirmarlo con seguridad, por la lectura de sus novelas parece que el joven escritor lo practicara en su juventud, como un adolescente con la tabla de ouija, y que el hombre maduro lo aprovechara como eje argumental y motivo de sainete. Carrère no es uno, ni puede encuadrársele en un sólo género, y de los que mezcla, prevalece en sus narraciones uno u otro.

Termino, a este respecto, aludiendo a la película “La torre de los 7 jorobados”. Había leído antes la novela, y su versión cinematográfica no me gustó. Para hacerla comercial, fue acercada a un sainete de Arniches, perdiendo los interesantes matices del libro del autor. No creo que se hiciera de tal modo en su contra, sino que él mismo, con presencia en la Zarzuela y el Teatro, la adaptó al cine con una interpretación personal sobre cómo debía ser un guión. El problema, claro, es que su director, Edgar Neville, era fantástico, un clásico de nuestro cine, que supera el guión con una fotografía, una puesta en escena, y un desarrollo que marca una cita ineludible con los estudiantes de cine, y con los amantes del género en blanco y negro. Prefiero la novela, pero la cinta es, a pesar de ello, fantástica, y ayuda a comprender al autor.

Mi conclusión final es que la editorial Valdemar está haciendo una gran labor cultural al recuperar a Carrère, y que todos los escritores españoles que quieran escribir sobre terror deberían, al menos, considerar ese contrapunto humorístico del autor. Los libros de miedo son muy serios, y salvo en autores rusos, más cercanos al género de la ciencia ficción, como Arkadi y Borís Strugatisky (muy conocidos por “Picnic extraterrestre”) no es nada habitual encontrarlo en ellos. El recuperador del terror para el best seller, Stephen King, parece no saber qué es reírse. Y sus emuladores y seguidores, no digamos. En clave de español, fue Cervantes quien nos enseñara la fuerza dramática que adquiría un personaje serio cuando un bufón se reía de él, idea que tomaba de la literatura italiana y la medieval. Después de El Quijote fue casi obligado hacer un Sancho en la novela, y si alguien supo hacer semejante cosa, fue Carrère.

 http://www.martinsacristan.com/